#25N

lazo morado

Un año más, el 25 de noviembre se conmemora en todo el mundo el Día Internacional contra la Violencia de Género.

El cruel asesinato de 3 hermanas en República Dominicana, Minerva, María Teresa y Patria Mirabal, el 25 de noviembre de 1960, el establecimiento de dicha fecha por el Primer Encuentro Feminista Latinoamericano y del Caribe en 1981 y su ratificación en la Asamblea de Naciones Unidas en 1999 tras la propuesta de la República Dominicana con el apoyo de 80 países, nos recuerda que aún -después de tantos años y en pleno siglo XXI- tenemos que gritarle al mundo que existimos y que nos están asesinando.

En Madrid, España, este 25 de noviembre se llevará a cabo algo más que una concentración en la Puerta del Sol -pleno centro de la capital-; se realizará una manifestación. Ésta tendrá un recorrido que creo que simboliza a la perfección el movimiento que existe en nuestro país -y en el mundo entero- que camina con paso fuerte a pesar de las piedras que nos encontramos día a día en la lucha contra la violencia hacia las mujeres.

Las piedras son muchas: desde el desinterés por aquellas personas que no quieren informarse de qué es todo esto, aquellas que piensan que el término feminista es igual a una mujer que quiere acabar con los varones -¿?-, aquellas que piensan que la igualdad perjudica a los hombres (a esas personas su intransigencia y su desinterés sí que les perjudica gravemente la salud), hasta aquellas que lanzan gritos que prefiero omitir en este post.

Pero nuestros pies, nuestras piernas y nuestras gargantas son más fuertes, pues a cada piedra que encontramos la bordeamos. A cada palo en el camino que intenta hacernos zancadillas, lo saltamos con ímpetu para proseguir. A cada mano que quiere callarnos la boca y eliminar nuestra voz, gritamos más fuerte y con más argumentos que nosotras no somos ni estamos equivocadas. Que la igualdad entre mujeres y hombres no es sino fuente de una verdadera democracia, de una sociedad más justa y equitativa, de un sistema que beneficia a todas las personas por igual sin eliminar derechos a nadie.

Que el feminismo no es sino la línea que exige y reclama los mismos derechos para mujeres y hombres. Una línea que separa al machismo de la sociedad que realmente debe ser.

Una línea que, al traspasarla encuentras sentido a aquello que un sistema desigual establecía simplemente para beneficiar a unos y destruir a otras.

Y digo destruir pensando en casos concretos y no tan concretos: desde la mujer adulta con licenciatura y nota, con una carrera profesional que se encuentra que, sólo por estar en edad fértil, el sistema establece que no es competente para un puesto de trabajo. Desde la adolescente que duda entre si dar o no la contraseña de su móvil a su novio sólo porque éste la intenta convencer de que si le deja ver sus conversaciones de Whatsapp es una prueba de su amor hacia él. Desde el exmarido que, después de un divorcio no entiende que su exmujer tiene el mismo derecho a rehacer su vida con otra persona, hasta quien dice que -aún a día de hoy- los juguetes tienen que tener diferencias para niñas y niños o que si un hombre llora y/o expresa lo que siente es menos hombre.

Una línea que le dice al machismo -como le he visto a una amiga- que él, el machismo, está solo y nosotras no. Porque por mucho que se empeñe en intentar hacernos bajar la cabeza, volver la vista hacia un lado, taparnos lo ojos o los oídos, no lo consigue. Porque cada día somos una persona más en este mundo que le decimos al machismo, al sistema patriarcal que su juego no funciona, que no tiene sentido y que no lo va a conseguir.

Este 25 de noviembre de 2014 volveremos a decirle al mundo entero que aquí estamos, que preste atención.

Porque el #25N es sinónimo de valentía, de fuerza. Valentía y fuerza de todas aquellas mujeres que, tras salir de un infierno, inspiran a todas las demás personas para sigamos caminando con ellas, por ellas y por todas aquellas que aún están en el infierno. Caminando para que no haya ninguna mujer más en el infierno. Caminando para que las que vienen detrás de nosotras sepan demostrarle a ese sistema que van a ir con paso fuerte y voz en grito.

Porque somos muchas. Muchos.

#25N a la calle.

Anuncios

Acerca de rociorbs

Agente de Igualdad y Licenciada en Sociología por la UCM; Máster en Dirección Estratégica en RRHH y Formadora de formadores. Este es un espacio en donde todo va con igualdad, con perspectiva de género. Un espacio donde poder poner un granito de arena más en la construcción de un mundo más igualitario, un mundo donde las desigualdades entre mujeres y hombres desaparezcan.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s