Ya te vino a buscar. Descansa con ella.

Vuelvo a ser pequeña. Estoy en aquella azotea, me tiene en brazos y le cojo de la barba. De esa barba rizada.

Le veo con la azada en la huerta, en la parte de atrás del chalet, recogiendo melones, recogiendo las almendras de los árboles del jardín y rompiendo las cáscaras con el mazo y guardándolas en esas bolsas gigantes del supermercado.

Le veo regando el jardín de delante, los árboles de atrás. Le veo recogiendo las frutas que ese viento de verano ha arrancado y tirado por el suelo.

Le veo caminando, y yo con él de su mano, hasta el final de la calle iluminando el suelo con la linterna.

Soy pequeña y le veo oyendo a Beethoven y su quinta sinfonía. La novena. Viendo el programa de las tardes, el tenis, viendo jugar a su equipo de fútbol en la tele de la cocina. Comiendo los domingos la paella.

Le veo sentado en la silla, tomando el sol. En el sofá. Ya sin barba. Pero siempre tendrá barba.

Anuncios

Acerca de rociorbs

Agente de Igualdad y Licenciada en Sociología por la UCM; Máster en Dirección Estratégica en RRHH y Formadora de formadores. Este es un espacio en donde todo va con igualdad, con perspectiva de género. Un espacio donde poder poner un granito de arena más en la construcción de un mundo más igualitario, un mundo donde las desigualdades entre mujeres y hombres desaparezcan.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s